EL ZOROASTRISMO

El Zoroastrismo o Mazdeísmo es la religión monoteísta más antigua después del Hinduismo, con la que comparte sus conceptos fundamentales. Surgió en la antigua Persia –hoy Irán- hace miles de años, luego de la llegada de los arios desde el Norte de Asia. Por esta razón pertenece a las religiones de origen ario y su idioma, el Avesta, comparte la raíz con el sánscrito.

Las escrituras sagradas se llaman Zend-Avesta o Avesta, en referencia al idioma en que fue escrito. La quintaesencia del Avesta está en los Gazas, diecisiete himnos compuestos por el propio Zaratustra, también llamado Zoroastro. El profeta más antiguo no fundó una nueva fe sino que profundizó la existente, el Mazdeísmo (Mazdayasna: “adoradores de Mazda”, Dios). Actualmente los zoroastrianos o mazdeístas son los persas que no se convirtieron al Islam y forman una comunidad desperdigada entre Irán y la India principalmente, donde se los llama parsis.
Religiones posteriores como el Judaísmo, Cristianismo y el Islam comprenden gran parte de las enseñanzas de Zaratustra. Pero mientras estas crecieron y atrajeron a millones de creyentes, el profeta más antiguo quedó en la oscuridad, recordado solo por académicos o por los propios creyentes. Actualmente la mayoría de ellos vive en la India (cerca de Mumbai), tierra que los amparó tras huir de Persia en el siglo VII por la invasión de los árabes. En 2004 se calculó que en el mundo había unos 250.000 creyentes, aunque proyecciones recientes calculan la existencia de más de un millón. Las cifras más optimistas sitúan unos 30.000 a 40.000 practicantes en Irán, que tienen un representante en el Parlamento. Sin bien el Zoroastrismo es tolerado en su tierra natal, está pobremente integrado al resto de la sociedad islámica. En contraste, los zoroastrianos son tolerantes respecto a otros cultos porque su juicio se basa en las acciones de las personas y no en sus creencias. Como no es una religión proselitista, la ausencia de predicación fue otro de los factores que ocasionó su casi desaparición.


LOS ORÍGENES

Las religiones actuales se clasifican en tres grandes grupos según las razas: las arias, las semitas y las mongoles. El Hinduismo, Zoroastrismo, Budismo, Sikhismo y Jainismo  pertenecen a las arias; el Judaísmo, El Cristianismo y el Islam a las semitas; y el Confusionismo, Sintoísmo y Taoísmo a las mongoles.
El Avesta es la lengua utilizada por los arios en Irán, que deriva del sánscrito. Su sintaxis y gramática son muy similares a las secciones más antiguas del Rig Veda, una de las escrituras fundacionales del hinduismo. En Avesta, Irán se llamaba Aryanam Vaejo, que significa “Entrada de los arios”. La religión se llamaba Mazdayasni Din. Din significa fe y Mazdayasni, adoración al Creador. Los gobernantes arios tuvieron conflictos con las tribus aborígenes porque eran politeístas que creían en rituales para apaciguar a una gran cantidad de espíritus malignos.
 
VIDA DE ZARATUSTRA

Aun en la actualidad hay controversias tanto sobre la vida de Zaratustra como sobre su fecha y lugar de nacimiento. Hace doscientos años se afirmaba que había nacido y vivido en el siglo VII antes de Cristo. Descubrimientos arqueológicos, estudios del lenguaje, la utilización del carbono 14 y otros factores llevaron el nacimiento de Zoroastro hasta el 6300 a. C.. Hoy se la considera la fecha más fidedigna, aunque hay versiones que plantean el 9000 a.C. Heródoto y Platón, quienes vivieron entre los siglos IV y III a.C., calcularon la existencia de Zaratustra alrededor del 6400 a.C.
A pesar de las diferencias, ya nadie duda que el profeta existió antes del 2000 a.C. Para esa época el Avesta, idioma que utilizó en sus escritos, era una lengua muerta.


El despertar

En el Vendidad, un compendio del Avesta (las Sagradas Escrituras), se establece que Zaratustra nació en el pueblo de Rai, en la casa de Purushasp del clan Spitaman, en la provincia de Bactria. Previo a su nacimiento, Dughdova, su madre, tuvo un sueño donde se le reveló la misión de su hijo.
A los siete años, su maestro Kurush inició a Zaratustra en los ocultos misterios de la fe Mazdayasna, y a los quince se inició con la ceremonia de Navazote (explicada más adelante). Más tarde se recluyó en un lugar solitario para meditar profundamente y para entrar en comunión con Dios. Estuvo aislado durante diez años y en ese período las Gazas le fueron reveladas por el Creador. Estos textos son las bases de las enseñanzas de Zaratustra, y los más antiguos de la literatura Avesta.
Su Iluminación ocurrió cuando tenía treinta años. Como todas las mañanas antes de la salida del sol, Zaratustra fue a recoger agua del río. Allí vio por primera vez la luz divina, a Ahura Mazda como el Sabio Creador y sus seis emanaciones o Amesha Spentas. Comprendió las leyes o el principio sostenedor del Universo, y entendió la relación entre Ahura Mazda, los Amesha Spentas y la Creación.
Luego de su Iluminación, Zaratustra quería compartirla con el mundo. Entonces reunió a su familia y conocidos para que escucharan sus enseñanzas. Su primo Maedyoimaha se volvió su primer discípulo. Su mujer Hvovi también aceptó sus enseñanzas y se convirtió en su segunda seguidora. Uno a uno, sus hijos adoptaron su filosofía.


Desafíos
Las dificultades comenzaron cuando Zaratustra decidió expandir sus enseñanzas fuera del círculo familiar. Comenzó a instruir en las calles de su ciudad natal, donde encontró una resistencia profundamente arraigada por parte de los sacerdotes que vivían de acuerdo a las prácticas tradicionales. A pesar de que Zaratustra probó distintas técnicas de enseñanza, cada vez se encontraba con una mayor resistencia. De hecho, en los siguientes doce años solo ganó 22 seguidores, incluyendo su esposa e hijos, y su primo.
Dos de su discípulos más notables aparecen en los Gazas: Frashaoshtra y Jamaspa, de la familia Hvogva. Después de un tiempo Pouruchista, una de las hijas de Zaratustra, contrae matrimonio. En los Gazas, el profeta da consejos a su hija y a todas las novias y novios, pero no nombra al prometido. Sin embargo, la tradición tardía afirma que su hija se casó con Jamaspa.
A pesar del paso del tiempo, la oposición vehemente de los gobernantes y sacerdotes de su tierra natal seguía tan firme como en los primeros días. Entonces, Zaratustra decidió viajar a otras tierras. Movilizó a sus seguidores para propagar su filosofía, con los que formó un grupo de 23 personas.
A donde fueran encontraban oposición debido al rechazo interesado de los gobernantes y sacerdotes, y a la resistencia de la gente. Hasta que un día Zaratustra supo de un rey llamado Vishtaspa en un país vecino, un hombre justo además de sabio, y decidió ir a verlo.


El gran avance

Zaratustra consiguió una audiencia con el rey Vishtaspa. En ella participaron varios sacerdotes para interrogarlo y probar su nueva filosofía. El profeta contestó todas las preguntas con éxito y el rey quedó satisfecho. Luego de reflexionar, Vishtaspa adoptó su doctrina.
Los escritos de Zaratustra fueron divididos en 21 volúmenes por orden del rey y repartidos a lo largo del antiguo Irán. A su vez, estos fueron divididos en tres partes, cada una con siete tomos. La primera contiene las enseñanzas espirituales más altas; la segunda trata sobre ciencias y rituales; y la tercera comprende los códigos de ética y las leyes de la vida.
Fue así como las enseñanzas de Zaratustra fueron incluidas en la religión oficial. De acuerdo a la tradición tardía, el profeta más antiguo dejó su cuerpo a los 77 años.


SU ENSEÑANZA

Las Sagradas Escrituras


La enseñanza de Zaratustra se conserva principalmente en sus diecisiete himnos conocidos como Gazas (Gathas). Estos himnos fueron incorporados al Zend-Avesta o Avesta. Buenos pensamientos, buenas palabras y buenas acciones (Humata, Hukhta, Huvarashta) son la quintaesencia de la enseñanza de Zaratustra. Sin embargo, no por eso su instrucción era simple. Conceptos como “Asha” -que en términos sencillos puede asimilarse a un principio ordenador de la realidad- son sumamente abstractos, lo cual demuestra el tipo de aprehensión cognitiva que desarrollaron Zoroastro y sus discípulos.
Los Gazas de Zaratustra aparecen en el Yasna, la parte más extensa del Avesta. El Yasna está dividido en 72 capítulos, también conocidos como hads or has (del Avesta ha'iti, 'cortar'). Lamentablemente, las vicisitudes del tiempo y de las guerras destruyeron la mayor parte de estos volúmenes. Sólo sobrevivió la sexta parte y la religión de hoy en día está basada en estos remanentes.
De todas maneras, los textos preservados casi triplican el tamaño del Corán. Además los Gazas fueron excepcionalmente bien preservados (excepto los últimos capítulos), y contienen las palabras puras e inspiradoras de su fundador.
Conjuntamente con el Yasna, los otros textos sobrevivientes del Avesta son:
1) El Vispared: 24 capítulos de extensiones de la liturgia.
2) El Vendidad: 22 capítulos de códigos sacerdotales, observancias religiosas.
3) El Khordah-Avesta (pequeño Avesta): libro de plegarias para sacerdotes y creyentes.
Los Pahalvi son escritos compuestos tardíamente durante los siglos III y X d.C. Consisten principalmente en traducciones del Avesta y sus comentarios, que dan una visión algo distorsionada de las enseñanzas originales. Escritores occidentales recurrieron a estos textos posteriores para su estudio sobre Zaratustra, y muchos de ellos fueron responsables de la malinterpretación de sus enseñanzas. Incluso los Vedas y Upanishads del Hinduismo son más cercanos a los Gazas en pensamiento y lenguaje, que los Pahalvi.


Dios

El Zoroastrismo reconoce a un Ser Supremo, llamado Ahura Mazda. “Ahu” significa Ser. En sánscrito, Ahu es lo mismo que Atma, el morador real del corazón, el “yo” verdadero. La primera enseñanza del Profeta es que Ahura Mazda es el Supremo Ser Único. Ahura (asura en sánscrito antiguo) significa Creador de vida. Maz (en sánscrito mah) y la raíz da (en sáncrito dha), significa Creador de la Materia. Entonces, Ahura Mazda es el Ser único omnipresente, creador de la vida y la materia.
El Dios del Mazdeísmo no es un Juez severo que castiga los errores humanos. Ahura Mazda es el Bien Supremo, la Luz que guía a los hombres. Creó el universo para que ellos progresen y evolucionen hacia la meta, que es la unión con Dios. Así alcanzarán la Plenitud (Haurvatat) y la Eternidad (Ameretat).


Los Amesha-Spenta o cualidades divinas

El Ser Supremo es sin forma. Solo puede ser visto con el ojo interno (Yasna 45:8), y no a través de los sentidos. Para experimentarlo directamente, Zaratustra mostró el camino a través de los seis Amesha-Spenta (Sagrados Inmortales) o aspectos de Dios. Son nociones abstractas que posteriormente fueron concebidas como ángeles o espíritus. Consisten en la Mente Pura (Vohu Manah), la Rectitud más Alta (Asha Vahishta), el Poder Divino (Khshathra Vairya), la Piedad Progresiva (Spentâ Aramaiti), la Plenitud (Haurvatât), y la Inmortalidad (Ameretât). Los últimos tres aspectos son descriptos como Dones de la Gracia divina que acontecen al aspirante por seguir la Rectitud más alta o Verdad.
Los Amesha-Spenta son seis en número y todos son aspectos del Supremo Ahura Mazda:

• Ahura Mazda o Dios: No es un Amesha-Spenta pero es su razón de ser. Dios es la fuente de toda la creación y el propósito al que se debe aspirar. Zaratustra enseñó que Mazda creó el universo a través de la Evolución, que implica progreso en cantidad y calidad: primero el cielo, luminarias, luego el agua y la tierra. La vegetación creció en la tierra seguida por las formas simples de animales, que evolucionaron hasta el hombre. El ser humano tiene en sí el Ser divino o AHU, que debe descubrir, junto con las tendencias animales que tiene que ir abandonando progresivamente.

• El primer Amesha-Spenta es Vohu Manah o la Mente Pura. Solo una mente pura y benevolente puede comprender la verdadera naturaleza del hombre, la Suprema Realidad, y discernir entre lo verdadero y lo falso, lo correcto e incorrecto. Es una mente de pensamiento lógico y preciso, con una claridad libre de prejuicios y preconceptos, y por lo tanto capaz de percibir la bondad del Creador. Esto ocurre cuando la persona elige "Spenta Mainyu" – la Mentalidad progresista, al buscar examinar las "...mejores cosas... considerar (reflexionar y meditar) con una mente brillante (clara y objetiva) y…seleccionar alguno de los dos discernimientos (mentalidades)…" (Verso 3:2). Vohu Manah quizás sea mejor descripto como la iluminación que ocurre al que, como Zaratustra, percibe el Ser en su sabiduría como el creador del universo en toda su magnificencia.

• La Mente Pura permite captar el segundo aspecto de Dios, el Asha-Vahishta. “Vahishta” significa Lo Más Alto, y “Asha” es el Principio Ordenador de la Realidad o Ley Eterna (Dharma en sánscrito). Este Principio no se refiere solo a un orden físico sino espiritual, mental y ético. El aspirante debe comprender y seguir la eterna ley de Dios mediante una conducta recta. La Rectitud abarca todas las virtudes basadas en la Verdad: en pensamiento, palabra y acción. Es notable que los Vedas presentan el mismo concepto en la frase “Sathyan-nasti paro Dharma”, que significa “No hay Dharma (rectitud, principio) más alto que la adherencia a la Verdad.” Es el camino a Dios por excelencia. En el Yasna 60:12 el aspirante eleva una plegaria: “Que yo pueda, a través de Asha-Vahishta, tener una visión de Ti, que pueda ser atraído por Ti, y que pueda unirme a Ti”.

• El tercer aspecto está descripto en la primera línea del Yasna 51:1, como el “Vohu-Kshathrem-Vairym” o Poder Divino, Soberano. Es una bendición otorgada a todos aquellos que consagran su vida a seguir el camino de la Rectitud mediante la Mente Pura. Es la apropiación de estos principios divinos y su aplicación a la sociedad y a la vida individual. Gracias a esta fuerza, el aspirante adquiere el poder de reinar en su reino interior.

• Spenta-Armaiti es el don de la sabiduría suprema nacida de la Piedad y la Devoción. El Yasna 32:2 afirma que Spenta Armaiti va de la mano de Asha y en el Yasna 45:4 es descripta como la hija de Mazda e igualada con la Sabiduría de Asha. El aspirante progresa a través de la gracia de Armaiti (Yasna 30:7), que trae con ella las otras tres cualidades: Menta Pura, Rectitud y Poder divino. 

• El don de Khurdad-Haurvatat o Dulzura de la Perfección. Es un estado de Plenitud, de completo bienestar, en el que el aspirante percibe al Uno y como consecuencia de esta comprensión, irradia amor. Es el fin de la dualidad.

• El estado de inmortalidad o Ameratat (Amrita en sánscrito) es el don final de Su gracia. El aspirante es un alma liberada que ya no se identifica con el cuerpo. Es un estado de completa bienaventuranza.




¿Una religión dualista?

Afirmar que el Zoroastrismo es una religión dualista es un error. Hay un Ser único o Dios; Ahura Mazda. El Bien y el Mal son inherentes a las elecciones éticas de los mortales. El Mal sólo mora dentro de las mentes y se produce por elecciones equivocas, retrógradas, malas. Por otro lado el Bien también es un producto de las decisiones rectas de la mentalidad Progresista o Pura.
En el primer verso del Yasna 30, Zaratustra se refiere a estas dos “mentalidades” (Mainyus) creadas por Ahura Mazda, entre las cuales el hombre debe discernir. La mentalidad buena, progresista, es la moralmente edificante o “Spenta Mainyu”. El gemelo opuesto es "Aka o Angra Mainyu": la mentalidad mala, injusta, retrógrada. Él dice que estos dos 'Mainyus' son gemelos "… el 'bueno' y el 'malo' en pensamientos, palabras y hechos". Zaratustra hace énfasis en la necesidad de elección y en la importancia de elegir el bien, que está en armonía con el Orden Cósmico (Asha) y es conducente a la Unión con Dios o Perfecta Bienaventuranza. Para lograrlo, propone la tríada ética de buenos pensamientos, buenas palabras y buenas acciones.
En los textos ulteriores (Pahalvi) estas mentalidades gemelas fueron concebidas como dos "espíritus", y posteriormente transformadas en dos entidades "Ohrmazd" (Dios) y "Ahriman" (el Diablo). Esta distorsión tardía ocurrida durante la dinastía de los sasánidas dio lugar a la creencia errónea que hay Dualismo teológico en el Zoroastrismo.
Sin embargo, no hay ningún Ahriman (diablo) en los Gazas y nunca se lo menciona como una entidad o como un espíritu. Las dos mentalidades, los dos principios, representan las elecciones éticas que los humanos deben hacer e indican la manera correcta y justa de vivir la vida.


Las acciones y sus frutos

“La Rectitud es la virtud más alta,
sólo ella brinda felicidad.
Feliz es aquél
que es recto

por la Rectitud misma”

Zaratustra

Los Gazas proclaman que aquellos que desean agradar al Sabio escogen la Rectitud a través de “las acciones verdaderas o buenas". El Yasna 30:5 dice que la mentalidad injusta escoge las peores acciones que conllevan los peores resultados posibles.
Zaratustra dice: “Él en Su plan, creó para nosotros prosperidad y adversidad” (Yasna 45:9). Pero la adversidad no es un castigo divino, sino el efecto de la ley de causa y consecuencia. El Yasna 43:5 declara que todos los actos y palabras tendrán sus respectivos frutos; el mal para los malos y la bendición de la felicidad para los buenos. De acuerdo al camino que siga, la mente puede forjar estas cadenas de atadura o disolverlas.
En el Yasna 49:11, Zaratustra afirma que el destino de las malas acciones es la morada de la Ignorancia, necesaria para aquellas almas cuya luz interior sigue tenue y que aun no contemplaron la Luz de la Verdad. También declara que es posible lograr la salvación en vida si uno dedica todo su esfuerzo para lograrlo, siguiendo el camino de la Rectitud (Asha) y cultivando la Mente Benevolente o Pura (Vohu-Manah). (Yasna 51:16-7).


Los símbolos

Otro de los errores más comunes con respecto al Zoroastrismo es llamarla “la religión de los adoradores del fuego”, como si fuese un culto primitivo que adora los elementos de la naturaleza. Tampoco es una religión iconoclasta. El Fuego y el Farohar, los dos símbolos del Zoroastrismo, son estrictamente eso; símbolos. Zaratustra vio en el fuego una representación física de Asha (Orden/Verdad/Rectitud). Es fuente de luz, calor y energía, y como tal es símbolo de Sabiduría, Amor y Vida respectivamente. El fuego destruye la ignorancia a través de su iluminación y resplandor. Es el “Hijo de Ahura Mazda” y “el más hermoso cuerpo de Dios”. Estas referencias no hablan de su aspecto físico sino de la chispa divina o el fuego interior del hombre. Por todas estas razones, Zaratustra estableció el fuego como altar.
En los templos zoroastrianos hay un fuego encendido de forma permanente que solamente los sacerdotes pueden alimentar. En Udwada, un pueblo cerca de Mumbai, India, hay un templo cuyo fuego no se apaga desde el año 721 d.C., y hoy en día es un centro de peregrinación para los Parsis.
El Zoroastrismo también tiene otro símbolo, el Faravahar o Farohar. Representa el propósito de la vida en la Tierra, que es promover el progreso del alma hacia la unión con Ahura Mazda o Dios. En el centro de la figura, el círculo representa el alma del individuo. Las dos “piernas” curvas representan la Mentalidad Progresiva o Spenta-Mainyu y la retrógrada o Angra-Mainyu. Para ayudar al alma a elegir entre estas dos mentalidades, se le da un timón en forma de cola. Esta cola tiene tres capas de plumas, que representan la tríada de buenos pensamientos, palabras y acciones (Humata, Hukhta y Hvarasta). Gracias a la práctica de estas tres virtudes, el aspirante puede progresar hacia la Perfección.


La ceremonia religiosa

La ceremonia de iniciación se llama Navazote, que se realiza entre los siete y quince años de edad. “Nava” significa nuevo y “Zaotar”, devoto. El iniciado o iniciada se viste con una camisa blanca sagrada o Sudrah (que simboliza la Mente Benevolente y está hecha de puro algodón), y la faja sagrada o Kusti de lana de cordero, que simboliza inocencia y gentileza. La faja está tejida con 72 hilos de lana, correspondientes a los 72 capítulos del Yasna. Es atada alrededor del iniciado con tres vueltas, que simbolizan la tríada de buenos pensamientos, palabras y acciones. 
El iniciado repite una oración llamada Ahuna Vairya o Ahunavar. Es la plegaria madre del Zoroastrismo, y representa la doctrina de la religión:


“Tal como el Gobernante del Universo es Absoluto en Su voluntad,
así es el supremo Maestro a través de su Rectitud.
Quienquiera que dedique sus buenas acciones a Dios
recibirá el don de una Mente Pura,
Quienquiera que ayude y proteja al necesitado,
recibirá el Poder y la Fuerza de Dios."




Diccionario del Zoroastrismo

Ahuna-Vairya: Plegaria sagrada.
Ahura Mazda: Dios.
Amesha-spenta: Sagrados inmortales. Pasos o dones en el camino espiritual. Aspectos de Dios.
Aryanamvaejo: nombre del antiguo Irán, que significa “Entrada de los Arios”.
Asha: Principio ordenador de la realidad. Rectitud; adhesión a la verdad en pensamiento, palabra y acción.
Atar: Fuego, hijo de Ahura Mazda.
Atash-Behram: Fuego Sagrado.
Avesta: Lengua del Zoroastrismo. Sagradas Escrituras.
Gazas (Gathas): Himnos sagrados de Zaratustra.
Khordad Sal: Nacimiento de Zaratustra.
Kusti: Faja sagrada.
Mazdayasnidin: Nombre de la religión que significa “Adorar a Dios”.
Nasks: 21 volúmenes de las enseñanzas de Zaratustra.
Navazote: Rito de Iniciación.
Pahalvi: Traducción tardía y distorsionada de las escrituras sagradas del Zoroastrismo.
Parsi: Zoroastriano de India (persa).
Pateti: Año Nuevo Parsi.
Sudrah: Camisa blanca sagrada.
Ushtana: Fuego del sol.
Yasna: Parte principal del Avesta de 72 capítulos, incluye los Gazas.
Zaratustra: Nombre del profeta, también llamado Zoroastro por los griegos.

 

H2H EN OTROS IDIOMAS